1. Inicio en el reconocimiento de la diversidad de situaciones sociales que condicionan los intercambios comunicativos.
  2. Identificación de los contextos en los que se produce la comunicación mediante textos escritos y valoración de la importancia de la escritura en determinados ámbitos.
  3. Reconocimiento de los textos de uso frecuente en el aula a partir de elementos paratextuales y textuales.
  4. Observación de los elementos singulares que caracterizan la lengua oral y escrita.
  5. Distinción de las diferencias entre sonido y grafía en el sistema de la lengua.
  6. Inicio en el reconocimiento de léxico y de rasgos fónicos más relevantes del español de Canarias.
  7. Identificación de la palabra como instrumento básico para la segmentación de la escritura.
  8. Conocimiento y uso pertinente de las normas ortográficas más sencillas: de la palabra (ortografía preventiva de las palabras de uso frecuente, uso de mayúsculas tras el punto y en el nombre propio), de la frase (separación de las palabras en la frase) y de puntuación (la coma en las enumeraciones, el punto y la interrogación).
  9. Sustitución, inserción, supresión, cambio de orden y segmentación de elementos lingüísticos para observar el funcionamiento de los enunciados, así como para considerar las consecuencias de los cambios realizados sobre el sentido total del mensaje y adquirir nuevos recursos.
  10. Inicio en la identificación y en el uso de los siguientes términos en actividades de producción e interpretación: denominación de los textos trabajados; enunciado, palabra y sílaba; nombre común y nombre propio; género y número.
  11. Iniciación en el uso del diccionario para afianzar el conocimiento del abecedario, el orden alfabético, aclarar el significado de las palabras en distintos contextos, fijar la ortografía o incorporar nuevo vocabulario, con especial atención a los sinónimos, antónimos y familias de palabras.